Tres días después de la muerte de Kurt Cobain – Por Ray Loriga

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

Ya lo has conseguido.
No estar más en ningún sitio, ni con nadie. Mirar para siempre desde las fotografías. Aguantar sumergido hasta el final de todas las desgracias.
Adelantarte a los niños tontos.
Suspender la vigilancia.
Te encontró un electricista, ¿Lo sabías? Un electricista, seguro, lo he leído. Menuda mierda.
Desconectado.
Soñaste que alguien te recogía y soñaste que alguien te lloraba.
Te equivocaste las dos veces.
Bienvenido a NADA

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN
Déjame pensar que estabas limpiando la pistola.
¿Qué más da? ¿Que sé yo de ti, ni de nadie? ¿Qué sé de los hermosos agujeros que hacen las balas?
Hace frío en la calle y no debería, y sinceramente no tengo nada que decir de tu sangre en la moqueta.
Nada mío va a ayudarte y nada tuyo puede acabar conmigo.
Lo negaremos siempre, pero creo que en todas las guerras uno se alegra secretamente de la muerte del otro.

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

Una vez tuve 17 años y me vi enredado en esa clase de sentimiento pegajoso que te ayuda a comprender mejor este tipo de cosas.
Algo como las moscas que se pegan a las tiras de papel.
Un sentimiento parecido al que tendría el papel que atrapa a las moscas. Un sentimiento adolescente que ensalza la tristeza, que la ennoblece en lugar de reírse de ella. Algo más propio de las mujeres o los animales. Algo que los hombres dejamos atrás al entrar en la selva, desnudos pero armados.
Hoy me he encontrado con ese sentimiento como el que se encuentra con el mejor amigo de su infancia y por un momento no está seguro de querer saludarle.
Ahora no sé muy bien si pegarme a la tristeza de tu muerte o dejar que pase como tantas otras cosas.

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

Supongo que eras como esos niños que nacen muertos pero que aún respiran un par de veces antes de cerrar los ojos para siempre.
Sólo para que los suyos sientan que han perdido algo realmente.

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

He pasado la noche pensando en algo. Supongo que no hay razón para darse prisa. He estado bebiendo y pensando y al final, cuando ya amanecía, me he acordado de Hank Williams.
Siempre que pienso en la muerte termino dándome de narices contra Hank Williams, como si él fuera el único muerto, o todos los muertos.
Me ha venido a la cabeza una canción que decía:
Me he cansado y no  me gusta esta forma de vivir

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

Todo va bien. No he notado cambios sustanciales en mi vida.
Tengo dinero suficiente para pagar unas cuantas facturas y eso es mucho más de lo que tenía antes. Sigo tratando de beber moderadamente, aunque no siempre lo consigo. Hace menos de una semana que volví de Nueva York y falta menos de una semana para que vuelva a marcharme.
Puede que esta vez me quede a vivir allí por un tiempo.
Mi mujer está durmiendo y verla dormir siempre me hace bien, como cuando veo dormir a los niños. Los niños no pueden evitar que uno les quiera, me gustaría pensar que ella tampoco puede.
Me he quedado dormido viendo la televisión y me he despertado un buen rato después, asustado.
Cuando era un niño pensaba que podía encerrar todo lo que no quería dentro de una caja negra de mi mente y lanzarla luego a 1.000 kilómetros de distancia, a un rincón oscuro del que no volvería jamás.
Ahora los dos sabemos que no se puede.

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

Deberías haber hecho como Carver, que antes de morir se fue depositando por todas partes.

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

No deberías haber disparado en abril.  ¿No has leído a Elliot?
Los días mejoran luego poco a poco.
No deberías haber apuntado a un crío con zapatillas de colores.
No es un calzado serio para la muerte.
Abril es el mes más cruel. La peor época del año para empezar un viaje tan largo.

TRES DÍAS DESPUÉS DE LA MUERTE DE KURT COBAIN

De niño aplastaba la nariz contra los cristales, como todos los niños.
Ahora mantiene cierta dignidad y una distancia.
Pero sigue deseando lo mismo.

Ray Loriga

Anuncios

2 comentarios en “Tres días después de la muerte de Kurt Cobain – Por Ray Loriga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s