[Actual Play] Aquelarre: Matrimonio por conveniencia

El camino hacía santiago de compostela es largo, muy largo. Más aún cuando se viaja en caballo y se cruzan zonas montañosas pero nuestro siguiente destino en el viaje es una aldea llamada “San Andon de Castrojeriz“.
La lluvía nos acompañaba, y con la bajada de temperaturas el peligro de las pulmonías es aún mayor, pero no se ve nada a nuestro alrededor que nos permita refugiarnos así que debemos seguir avanzando con premura.

La abuela blasa

Más adelante vemos primero una sombra en el camino pero luego toma forma de mujer con un hatillo en la espalda y un bastón. Ella avanza por un camino paralelo al nuestro pero con el ruido de la lluvia no nos oye cuando la llamamos así que manecho y ataulfo se acercan a ella con la intención de averiguar si hay algún lugar donde refugiarse de la lluvia. Sin embargo la mujer avanza con buen ritmo y no consiguen acercarse a ella manteniéndose siempre a unos 200 metros de distancia. Manecho insiste mientras ataulfo trata de dominar a su caballo pero es incapaz de alcanzarla así que le dispara con su ballesta para sorpresa del resto de compañeros de viaje. El virote se clava en el hatillo y la vieja huye rápidamente remangandose las faldas mientra manecho afirma haber visto al diablo en esa mujer.
Al día siguiente nos la volvemos a encontrar pero la mujer huye rápidamente al vernos. Nadie la persigue esta vez, aunque manecho esta tentado de hacerlo.

Continuamos el camino pues aún queda mucha distancia que recorrer cuando más adelante se oyen ruidos. Sonidos que nos resultan muy conocidos, armas y gritos, que indican la presencia de un combate.
Aceleramos el ritmo para encontrarnos con una carnicería delante nuestra pues un grupo de mesnaderos se enfrentan a un fraile, unas monjas, unos cuantos sirvientes y unos viejos soldados. La única palabra que puede resumir lo que estamos viendo es esta: “Matanza“.

Nuestros gritos y empuje nos conduce hacía delante, intentando administrar justicia ante esos bellacos que se ceban ante un rival más débil. Pero ellos huyen así que yo me quedo junto a estrella para intentar salvar a alguien mientras los demás los persiguen. Entre los heridos hay dos que pueden sobrevivir, una monja y un soldado. Mis cuidados salvan al hombre pero con la mujer no hay nada que hacer.
Mientras tanto, manecho acierta al caballo de uno de los mesnaderos provocando que este caiga al suelo. Tras cuidar de sus heridas intentamos que nos de información sobre lo ocurrido pero solo atina a decirnos que le contrataron por 15 ducados de oro para hacerlo, aunque desconoce el nombre de quien lo contrato. Ni con tortura logramos averiguar nada más así que procedemos a ahorcarle como villano y criminal.

El soldado ha sobrevivido pero esta en mal estado y es complicado salvarle. Reunimos los resto de la comitiva y ponemos los muertos en un carro mientras algo llama nuestra atención. Cerca nuestra hay una mujer observandonos, así que le pedimos que se acerque garantizando su seguridad. Ella acede a venir y se presenta como doña luisa de medrano, quien afirma viajar con la comitiva con la intención de encontrarse con su futuro marido, don iñigo de medrano.
Le prometemos a la dama acompañarla hasta su marido y protegerla en lo que queda de viaje así que nos llevamos los carros con nosotros excepto el de los muertos, que quedará allá a la espera de que los hombres de su marido lo recogan para darle sepultura a los muertos.
Durante el viaje, al estar más en contacto con la dama, apreciamos ciertos rasgos judíos en el rostro de doña luisa, ¿Que clase de matrimonio será este?

Unos días después alcanzamos el castillo de Castrojeriz donde la recibe su marido alabando su belleza aunque nos parece que su alegría no es muy real, sino más bien parece ser desilusión. Al permanecer en el castillo para reposar del viaje ataulfo usa sus bruscas dotes de don juan para disfrutar de la compañia de una de las siervas y de paso que le cuente lo que esta pasando. Entre esa información y la que obtenemos los demás por nuestra parte sacamos en claro varias cosas.

Primera, que como sanador debo inventir en tripas de cerdo para crear condones viendo como practican el viejo arte del forniqueo por aquí (no solo ataulfo, sino también manecho y estrella)

Segunda, se comenta que don iñigo obtuvo dineros de un judío que falleció sin que llegará a devolverselos. Y así como don iñigo ascendió en la corte y en sus riquezas cuando obtuvo esos dineros también fracaso y descendió de la misma forma cuando dicho judío murió. Algo misterioso que podría esconder artes oscuras, y eso es algo que queremos averiguar….

continuará.

¿Queréis más vino?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s