[Actual Play] Aquelarre: El Rescate y el Lobisome.

El grupo de personajes se reúne de nuevo y traza un plan para liberar a nuestro benefactor, don Carlos de Mayoral. No podemos permitir que el cura se salga con la suya después de lo que ese buen hombre ha hecho por nosotros. Así que nuestro plan consistía en crear una distracción por un lado del pueblo mientras que Estrella y su hermano Ataulfo se infiltran en el pueblo para rescatarlo con las últimas pociones de corroer metal que nos quedan.
El judío se convierte en ratón e inspecciona la zona, eso nos permite localizar a nuestro objetivo que esta junto a otro hombre encerrado en un pozo subterráneo donde se guardan los alimentos en invierno. Y con unas indicaciones básicas tendremos más opciones de éxito.

Mientras Ibrahim (aunque nos referimos a él siempre como “el moro”) y manecho subidos a caballo lanzan antorchas sobre algunas de las viviendas creando el caos entre los pobres aldeanos los hermanos aprovechan para entrar en el pueblo. Quien esta encerrado junto a un hombre llamado Xelacio que parece no tener muchas luces, el clásico tonto del pueblo. Al poco de salir ven un grupo de campesinos y el buen Xelacio guía el grupo hacía… la iglesia. Donde aparece el cura con sus hombres, con superioridad numérica aplastante, y hace su discursito de que se saldrá con la suya y acabará con el caballero de la piedra antes de que él lo haga. Y cuando avanza hacía nuestros héroes con su risa malefica descontrolada es cuando don carlos de mayoral inca la rodilla la tierra y le pide fuerzas a don santiago. Y como si el mismo Dios hubiese escuchado la plegaria se produce un temblor y uno de los adornos de la iglesia de piedra cae al suelo, aplastando al malvado cura.

Critico de Aplastamiento

Los fieles hombres del cura quedan perplejos ante lo ocurrido y los héroes consiguen recuperarse antes para tomarlos presos. Los más fieles e indeseables seguidores del cura confiesan ser diabolistas que rezaban a lucifer, quienes afirman que el cura hizo un pacto con un señor del infierno llamado Astaroth por lo que sabía que un caballero de piedra acabaría con él. Por esa razón buscaba la forma de evitarlo y tomo preso a don carlos cuando le vio lanzar la piedra, y por eso mismo hizo correr el rumor de la peste por esta zona mientras engañaba a los campesinos y los controlaba a su antojo.
El único final posible para esos desgraciados es quemarlos vivos.


 

Continuamos el viaje, la salud de don carlos ha empeorado bastante. Estamos llegando a una población llamada Villafranca del Bierzo, un lugar donde acaban su peregrinación aquellos que no pueden acabar el camino de santiago por su propio pie. Le ofrecemos a don carlos esa opción pero es un hombre muy tozudo por lo que su respuesta es sincera, y todos comprendemos que no va a poder volver a casa.
– “Por mi honor y mis cojones que llegaréis a santiago” – afirma Ataulfo ante un demacrado y casi moribundo don carlos de mayoral.

Nuestro siguiente punto de destino es la localidad de Cotaña, donde habitan señores de la Orden de San Juan de Jerusalen que son conocidos por ser poco amigos de los caballeros templarios. Don carlos afirma haber tenido tratos con estos caballeros de san juan pero que no le caen precisamente en estima, más bien al contrario.

Avanzamos por el camino pero don Carlos se niega a reposar en el carro. Su tozudez es enorme pero no le quedan apenas fuerzas y continúa así solo por su gran fuerza de carácter. O como dicen mis compañeros, por sus cojones.
Más adelante, en el camino, hayamos a un mendigo huyendo de los lobos pero el palo que esgrime desde lo alto de un árbol no parece alejarlos. Atacamos a los animales, que son fieros y valientes aunque eso no es habitual en los lobos, pero finalmente huyen de nosotros. El mendigo es puesto a salvo y nos llevamos una gran sorpresa cuando afirma llamarse Erramon. Sin embargo, manecho no se muerde la lengua cuando le cuenta como acabo su amada ana de fonsalva (Hechos acontecidos en otro episodio anterior) y el mendigo huye apenado.

Continúa nuestro camino, estamos en el último tramo antes de alcanzar la gran ciudad de Santiago de Compostela. Pero algo llama la atención de Hugo, el enorme can que acompaña a don carlos, y descubrimos el cuerpo sin vida de una joven que parece haber sido atacada por animales. De hecho, tras inspeccionar el cuerpo nuestro matasanos llamado sancho, este llega a la conclusión de que debió ser un lobo muuuyy grande. La palabra “Lobisome” nos viene a la cabeza, y manecho siempre dispuesto a asustar a la gente nos cuenta una leyenda del folclore local sobre dicho animal que es una especie de hombre lobo.

Lobisome

Tras dar sepultura a la pobre desgraciada seguimos nuestro camino hacía tocaña aunque hicimos una parada en una posada llamada Xurxo Ozcor. Aquí logramos que el posadero nos cuente los chismes locales y nos pose sobreaviso en referencia a un lobisome que habita en la zona. Don carlos esta muy fatigado así que tomamos un cuarto para todos, estamos cansados y no se respira un buen ambiente en este lugar. Parece como si todo el mundo sospecha de los demás, incluido de nosotros que acabamos de llegar.
Don carlos parece una copia triste de si mismo, cada vez se encuentra en peor estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s