[Actual Play] Stargate, haciendo turismo por Chulak

Bra’tac aparece por la base del comando StanGate para informar de que han visto a la difunta esposa de nuestro compañero Kra’nac por el mercado de Chulak, el planeta de los jaffas.
El general Hammond accede a que vuelva a su planeta de origen pero el resto del comando SG-21 solicita permiso para volver con él. Aunque no es que haya muchos méritos para merecer tal honor…

Gracias a la presencia de Bra’tac resulta fácil cruzar el stargate.

Una vez en Chulak probamos la gastronomía local que parece estar basada en tekteks, una fruta extra azucarada. En el mercado hayamos a la persona que había visto a la difunta esposa de Bra’tac que nos lleva hasta un callejón donde sale corriendo rápidamente y entra en una vivienda cerrando la puerta. Entonces aparecen dos jaffas en la entrada del callejón y dos más en el tejado, una emboscada perfecta.
Bra’tac se interpone en un disparo salvando así a la diplomática Carla Campoviejo. El intercambio de disparos nos deja en desventaja pues nuestras armas no pueden con sus armaduras.

Al menos logramos salir del lugar derribando la puerta por donde huyó el gancho. Rápidamente salimos del lugar y nos refugiamos en un piso franco de Bra’tac. Kra’nac esta desolado pero su viejo maestro, Bra’tac nos habla sobre un viejo ermitaño que vive en las colinas rojas llamado Cam’Rell.

El viaje es largo, por el camino nos encontramos con un buhonero que vende colgantes con los símbolos de los dioses pero carecemos de dinero para comerciar así que debemos usar el material de nuestro comando stargate para conseguirlos. Confiamos en que la presencia de esos colgantes nos facilite el viajar por la región.
También paramos en una posada del camino donde a cambio de unos cuchillos lanzables conseguimos comida y alojamiento.

Alcanzamos el templo en las colinas rojas pero al acercarnos presenciamos marcas de combate, disparos de lanzadera y cuerpos de jaffas muertos, y dentro del templo hay más disparos. Al parecer los jaffas de Sokar y Heruf están enfrentados y el cuerpo derribado de un anciano al fondo podría ser Cam’Rel.
Carla le hace un gesto a uno de los jaffas de Sokar para que guarde silencio mientras apunta a los de Heru’ur y con la actuación del comando SG-21 solo sobrevive un jaffa de Sokar pero Kra’nac le dispara eliminándole antes de tener tiempo de hablar con él.

Introducimos una nueva larva en el cuerpo de Cam’Rel y tras una noche difícil logramos recuperarle. Aunque no esta dispuesto a abandonar el templo logramos que nos lleve a su casa donde podrá descansar y por fin hablar con él.
Así nos cuenta una leyenda sobre una sarcófago milagroso que sanaba milagrosamente, dicen que con solo una parte del cuerpo puede regenerar a esa persona por completo.

Dejamos al ermitaño en su casa, recuperándose de sus heridas y continuamos el camino hacía las colinas rojas en dirección al pueblo de kra’nac. Allí le reciben como un héroe y su suegra nos invita a comer, al parecer allí todo se cocina con tekteks, y entre la fiesta y los chupitos de algo de alcohol con gran graduación nos enteramos de que vieron a dos jaffas cruzar el poblado en dirección a las montañas.

Así que con la amiga de un guía local llamado Manolek avanzamos siguiendo el rastro de esos dos jaffas. No mucho más tarde encontramos a una criatura destrozada en cachos y mordisqueada. Un presagio de lo que estaba por llegar ya que al seguir avanzando por el terreno montañoso hayamos a los dos jaffas muertos y destrozados de la misma forma.
Manolek nos cuesta una leyenda que cuentan en su aldea, de la que kra’nac no sabía nada, sobre un diablo que habita en las montañas y se alimenta de cualquier criatura que se le acerque.

Pesé al aviso decidimos avanzar hacía la cueva donde hay huesos en la entrada. Por si acaso plantamos unas minas claymore en la entrada, por si tenemos que salir huyendo de aquí.
Dentro de la cueva, más abajo, hay un pequeño lago y una enorme criatura humanoide royendo huesos. Avanzamos sigilosamente pero la criatura nos percibe y se gira hacía nosotros. Entonces podemos observarla mejor y notamos que es un unas con una mano de cinco dedos, algo de lo que no teníamos constancia hasta ahora, pero ese unas se muestra agresivo hacía nosotros.

Gracias a los certeros disparos del líder del comando, y sus afortunadas tiradas sacando críticos para hacer daño en heridas en lugar de vitalidad, logramos eliminar a la criatura aunque antes destroza la armadura de jaffa que llevaba puesta su asesino como si fuese mantequilla.

Explorando la cueva encontramos pintadas en la pared, tres grabados:

  • Un unas se come una culebra ante la presencia de otros unas.
  • Un unas saca un goaul’d del interior de otro unas.
  • Los otros unas que estaban observando ahora se reúnen en circulo.

Rebuscando hayamos una dirección stargate casi oculta en el suelo. Procedemos a copiarla y a destruirla, ya que esos jaffas de Sokar parecían estar buscándolo. Manolek entra en la cueva y comprueba que el demonio ha muerto, su pueblo ahora podrá vivir tranquilo gracias a kra’nac y sus aliados.

De vuelta hacía el stargate pasamos por la vivienda de Cam’rel pero no esta alli. También hayamos marcas de disparos de lanzadera en la vivienda y unos rastros que nos llevan hacía la vegetación, a un claro donde podría haber estado una nave goaul’d. Posiblemente los jaffas hayan logrado atraparlo.

Pasamos por el templo donde dos jaffas de Sokar nos sorprenden al entrar. Ponemos una mina claymore en la puerta pero ellos salen rápidamente y la explosión llega tarde, uno de ellos se abalanza sobre kra’nac mientras el otro es acribillado por nuestro jefe que con el daño de la explosión cae fulminado. El jaffa cae herido pero nada podemos hacer por él, esta demasiado dañado como para esperar a que se recupere para interrogarlo así que optamos por inyectarle adrenalina para hacerle hablar pero falleció inmediatamente.

La vuelta hacía el stargate transcurre sin incidentes pero paramos en la misma posada de antes. Al informar de lo ocurrido en el templo se asustan y nos piden de que informemos para que envíen protección a las larvas de goaul’d que hay en el templo. Esta vez el alojamiento nos cuesta un cuchillo del ejército y una barra de ferrocerio, que se usa para encender fuego.

Avanzamos hacía el stargate y paramos en el templo para informar, entregamos una carta que nos dieron en la posada, pero no encontramos a Bra’tac por ningún lado. Es posible que haya abandonado el planeta así que nos alejamos para pasar la noche en el campo pero una patrulla de jaffas nos encuentra y nos expulsan como si fuéramos mendigos (todos los jugadores sabemos que el máster lo hizo para no dejarnos descansar).

En el stargate hay una patrulla de cuatro jaffas de vigilancia. Al acercarnos nos piden un salvoconducto para usarlo así que nos retiramos y trazamos un plan de acción. Usar el sistema de una mina claymore conectado a una lanzadera para que al pulsar el botón de activación se disparé el arma. De esta forma podremos crear una distracción y acercarnos a la puerta. Dos de los jaffas caen en la trampa y avanzan hacía la trampa mientras los demás retrocedemos, nos tiramos al suelo o respondemos a los disparos.
Carla se acerca sigilosamente hacía el marcador de llamada pero la pifia estrepitosamente y sus compañeros atacan a los dos que se quedaron mientras termina de llamar. Lancaster, el indio del que no he hablado hasta ahora, queda gravamente herido mientras kra’nac huye por el stargate pero el líder del grupo, hardwood carga con él y carla cruza también.

Una bonitas vacaciones en chulak.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s