Experiencias vividas

Lista de experiencias vividas:

  • Terremoto No
  • Pandemia Si
  • Eclipse de sol Si
  • Matrimonio No
  • Divorcio No
  • Cirugías No
  • Huesos rotos No
  • Atropellado No
  • Has visto muertos Si
  • Experiencias paranormales No
  • Ver el amanecer en la playa Si
  • Cantar en karaoke Si
  • Tener hijos No
  • Montar a caballo No
  • Pasear en moto Si
  • Ser hospitalizado Si
  • Donar sangre No
  • Choques en automóvil Si
  • Dar comida a un desfavorecido Si
  • Bailar Si
  • Piercings No
  • Tatuajes No
  • Ver un ovni No
  • Salir en la tele No
  • Perder tu móvil Si
  • Tirarlo al WC No
  • Experiencia extrema No
  • Mojarte bajo la lluvia Si
  • Ver nevar Si
  • Viaje solo Si
  • Ir a un concierto Si
  • Ganar una medalla ¿Cuentan las de Blood Bowl? Entonces si
  • Acampar Si
  • Escalar montaña No
  • Adoptar una mascota No
  • Dar clases No
  • viajar en avión Si
  • Ir en coche patrulla No
  • Volar una cometa No
  • Ver morir alguien No
  • Disparado un arma Si
  • Hacer puenting No

Jugando el año tranquilo

Hoy nos faltaba una jugadora de las partidas semanales de los viernes, así que decidimos jugar a otra cosa. La partida a Blacksad se cayó porque otro jugador decidió aprovechar el hueco para estudiar, o no sé que. Por lo que al final acabamos jugando a «el año tranquilo», juego de mesa que tengo desde la preventa y aún no había visto mesa. Jugamos la versión corta, retirando cuatro cartas de cada estación. Tengo una carta con errata 😦

Imagen
El año tranquilo y patatas con fuerte sabor a ajo albañil

Empezamos fijando la ubicación en ANDORRA, a medio camino entre España y Francia, en un habitat húmedo y frío. Pero en un entorno apocalíptico, y con el asentamiento situado en un valle entre montañas. Con abundancia de agua porque dos ríos confluyen en la ciudad. Pero con escasez de defensas, comida y energía. 70 almas habitan el lugar intentando sobrevivir.

Procedo a comentar las entradas que tengo apuntadas, que no es todo lo que paso en la partida. Pero más o menos se puede ver por donde fueron los tiros.

Seguir leyendo «Jugando el año tranquilo»