[Actual Play] Aquelarre: El Rescate y el Lobisome.

El grupo de personajes se reúne de nuevo y traza un plan para liberar a nuestro benefactor, don Carlos de Mayoral. No podemos permitir que el cura se salga con la suya después de lo que ese buen hombre ha hecho por nosotros. Así que nuestro plan consistía en crear una distracción por un lado del pueblo mientras que Estrella y su hermano Ataulfo se infiltran en el pueblo para rescatarlo con las últimas pociones de corroer metal que nos quedan.
El judío se convierte en ratón e inspecciona la zona, eso nos permite localizar a nuestro objetivo que esta junto a otro hombre encerrado en un pozo subterráneo donde se guardan los alimentos en invierno. Y con unas indicaciones básicas tendremos más opciones de éxito.

Mientras Ibrahim (aunque nos referimos a él siempre como “el moro”) y manecho subidos a caballo lanzan antorchas sobre algunas de las viviendas creando el caos entre los pobres aldeanos los hermanos aprovechan para entrar en el pueblo. Quien esta encerrado junto a un hombre llamado Xelacio que parece no tener muchas luces, el clásico tonto del pueblo. Al poco de salir ven un grupo de campesinos y el buen Xelacio guía el grupo hacía… la iglesia. Donde aparece el cura con sus hombres, con superioridad numérica aplastante, y hace su discursito de que se saldrá con la suya y acabará con el caballero de la piedra antes de que él lo haga. Y cuando avanza hacía nuestros héroes con su risa malefica descontrolada es cuando don carlos de mayoral inca la rodilla la tierra y le pide fuerzas a don santiago. Y como si el mismo Dios hubiese escuchado la plegaria se produce un temblor y uno de los adornos de la iglesia de piedra cae al suelo, aplastando al malvado cura.

Critico de Aplastamiento

Los fieles hombres del cura quedan perplejos ante lo ocurrido y los héroes consiguen recuperarse antes para tomarlos presos. Los más fieles e indeseables seguidores del cura confiesan ser diabolistas que rezaban a lucifer, quienes afirman que el cura hizo un pacto con un señor del infierno llamado Astaroth por lo que sabía que un caballero de piedra acabaría con él. Por esa razón buscaba la forma de evitarlo y tomo preso a don carlos cuando le vio lanzar la piedra, y por eso mismo hizo correr el rumor de la peste por esta zona mientras engañaba a los campesinos y los controlaba a su antojo.
El único final posible para esos desgraciados es quemarlos vivos.


 

Continuamos el viaje, la salud de don carlos ha empeorado bastante. Estamos llegando a una población llamada Villafranca del Bierzo, un lugar donde acaban su peregrinación aquellos que no pueden acabar el camino de santiago por su propio pie. Le ofrecemos a don carlos esa opción pero es un hombre muy tozudo por lo que su respuesta es sincera, y todos comprendemos que no va a poder volver a casa.
– “Por mi honor y mis cojones que llegaréis a santiago” – afirma Ataulfo ante un demacrado y casi moribundo don carlos de mayoral.

Nuestro siguiente punto de destino es la localidad de Cotaña, donde habitan señores de la Orden de San Juan de Jerusalen que son conocidos por ser poco amigos de los caballeros templarios. Don carlos afirma haber tenido tratos con estos caballeros de san juan pero que no le caen precisamente en estima, más bien al contrario.

Avanzamos por el camino pero don Carlos se niega a reposar en el carro. Su tozudez es enorme pero no le quedan apenas fuerzas y continúa así solo por su gran fuerza de carácter. O como dicen mis compañeros, por sus cojones.
Más adelante, en el camino, hayamos a un mendigo huyendo de los lobos pero el palo que esgrime desde lo alto de un árbol no parece alejarlos. Atacamos a los animales, que son fieros y valientes aunque eso no es habitual en los lobos, pero finalmente huyen de nosotros. El mendigo es puesto a salvo y nos llevamos una gran sorpresa cuando afirma llamarse Erramon. Sin embargo, manecho no se muerde la lengua cuando le cuenta como acabo su amada ana de fonsalva (Hechos acontecidos en otro episodio anterior) y el mendigo huye apenado.

Continúa nuestro camino, estamos en el último tramo antes de alcanzar la gran ciudad de Santiago de Compostela. Pero algo llama la atención de Hugo, el enorme can que acompaña a don carlos, y descubrimos el cuerpo sin vida de una joven que parece haber sido atacada por animales. De hecho, tras inspeccionar el cuerpo nuestro matasanos llamado sancho, este llega a la conclusión de que debió ser un lobo muuuyy grande. La palabra “Lobisome” nos viene a la cabeza, y manecho siempre dispuesto a asustar a la gente nos cuenta una leyenda del folclore local sobre dicho animal que es una especie de hombre lobo.

Lobisome

Tras dar sepultura a la pobre desgraciada seguimos nuestro camino hacía tocaña aunque hicimos una parada en una posada llamada Xurxo Ozcor. Aquí logramos que el posadero nos cuente los chismes locales y nos pose sobreaviso en referencia a un lobisome que habita en la zona. Don carlos esta muy fatigado así que tomamos un cuarto para todos, estamos cansados y no se respira un buen ambiente en este lugar. Parece como si todo el mundo sospecha de los demás, incluido de nosotros que acabamos de llegar.
Don carlos parece una copia triste de si mismo, cada vez se encuentra en peor estado.

[Actual Play] Aquelarre: Maragatos

Nuestra particular odisea nos lleva hasta una amable posada llamada “La Lozana Andaluza” en ponferrada (León). El camino esta siendo duro y aprovechamos la oportunidad para comer caliente y descansar. Sin embargo al preguntar a los vecinos por lo que nos espera en el camino nos hablan de un lugar llamado Maragatos. Donde vive gente abstraída que no mantiene contacto con el exterior de su comunidad. Hay quien afirma que son descendientes de demonios, y que son gente traicionera y malvada, corrompidos hasta la médula. Por desgracia nuestro camino pasa por allí, es necesario cruzarlo para ahorrarnos muchas leguas de camino.
Esa noche dormimos a pierna suelta, los peligros del camino afirman que podría ser nuestra última noche si las historias sobre esas gentes son ciertas. Solos los gritos de manecho y estrella rompen el silencio nocturno mientras consuman su matrimonio.

Cruz de Hierro

Nuestra próxima parada es la “Cruz de Hierro”, situada cerca de la localidad de Foncebadón. Es tradición lanzar una piedra, traída del lugar de origen del peregrino, de espaldas a la cruz para simbolizar que se ha dejado atrás el puerto.
Nuestra primera sorpresa del día es encontrarnos con un buhonero con su burro y su mula sentado a los pies de la cruz. Tras la sorpresa inicial se muestra muy hablador y afirma llamarse Teolfo, nos enteramos por él que las tierras de maragatos se hayan asoladas por una terrible enfermedad llamada la peste y que haremos bien en alejarnos de aquí rápidamente.

Don Carlos de Mayoral, nuestro benefactor, decide apilar una piedra en la cruz para cumplir la tradición cuando escuchamos gritos y un cura seguido de una multitud suben rápidamente hacía la cruz. Nos apartamos de ellos intentando no inmiscuirnos en sus asuntos pero en cuanto el cura observa el rostro de don carlos grita que este es el anticristo y se lia la marimorena.

Don carlos se entrega sin pelear, ahuyenta a su perro hugo para que no pelee y nos pide a nosotros lo mismo. Y aunque lo intentamos es complicado no pelear cuando se te echan encima campesinos con cara de pocos amigos. Sancho se escondió debajo del carro y azuzo a los caballos para moverse con ellos esperando mantenerse alejado mientras los demás emprenden acciones distintas. Algunos luchan, otros huyen y hay quien intenta liberar a don carlos pero al final la muchedumbre huye con su preso y nos dejan a los demás solos. Es el momento triste de la decisión, ¿Abandonar a nuestro benefactor a su suerte o intentar liberarlo?

Supongo que en la próxima sesión sabréis lo que haremos…

[Actual Play] Aquelarre: Matrimonio por conveniencia

El camino hacía santiago de compostela es largo, muy largo. Más aún cuando se viaja en caballo y se cruzan zonas montañosas pero nuestro siguiente destino en el viaje es una aldea llamada “San Andon de Castrojeriz“.
La lluvía nos acompañaba, y con la bajada de temperaturas el peligro de las pulmonías es aún mayor, pero no se ve nada a nuestro alrededor que nos permita refugiarnos así que debemos seguir avanzando con premura.

La abuela blasa

Más adelante vemos primero una sombra en el camino pero luego toma forma de mujer con un hatillo en la espalda y un bastón. Ella avanza por un camino paralelo al nuestro pero con el ruido de la lluvia no nos oye cuando la llamamos así que manecho y ataulfo se acercan a ella con la intención de averiguar si hay algún lugar donde refugiarse de la lluvia. Sin embargo la mujer avanza con buen ritmo y no consiguen acercarse a ella manteniéndose siempre a unos 200 metros de distancia. Manecho insiste mientras ataulfo trata de dominar a su caballo pero es incapaz de alcanzarla así que le dispara con su ballesta para sorpresa del resto de compañeros de viaje. El virote se clava en el hatillo y la vieja huye rápidamente remangandose las faldas mientra manecho afirma haber visto al diablo en esa mujer.
Al día siguiente nos la volvemos a encontrar pero la mujer huye rápidamente al vernos. Nadie la persigue esta vez, aunque manecho esta tentado de hacerlo.

Continuamos el camino pues aún queda mucha distancia que recorrer cuando más adelante se oyen ruidos. Sonidos que nos resultan muy conocidos, armas y gritos, que indican la presencia de un combate.
Aceleramos el ritmo para encontrarnos con una carnicería delante nuestra pues un grupo de mesnaderos se enfrentan a un fraile, unas monjas, unos cuantos sirvientes y unos viejos soldados. La única palabra que puede resumir lo que estamos viendo es esta: “Matanza“.

Nuestros gritos y empuje nos conduce hacía delante, intentando administrar justicia ante esos bellacos que se ceban ante un rival más débil. Pero ellos huyen así que yo me quedo junto a estrella para intentar salvar a alguien mientras los demás los persiguen. Entre los heridos hay dos que pueden sobrevivir, una monja y un soldado. Mis cuidados salvan al hombre pero con la mujer no hay nada que hacer.
Mientras tanto, manecho acierta al caballo de uno de los mesnaderos provocando que este caiga al suelo. Tras cuidar de sus heridas intentamos que nos de información sobre lo ocurrido pero solo atina a decirnos que le contrataron por 15 ducados de oro para hacerlo, aunque desconoce el nombre de quien lo contrato. Ni con tortura logramos averiguar nada más así que procedemos a ahorcarle como villano y criminal.

El soldado ha sobrevivido pero esta en mal estado y es complicado salvarle. Reunimos los resto de la comitiva y ponemos los muertos en un carro mientras algo llama nuestra atención. Cerca nuestra hay una mujer observandonos, así que le pedimos que se acerque garantizando su seguridad. Ella acede a venir y se presenta como doña luisa de medrano, quien afirma viajar con la comitiva con la intención de encontrarse con su futuro marido, don iñigo de medrano.
Le prometemos a la dama acompañarla hasta su marido y protegerla en lo que queda de viaje así que nos llevamos los carros con nosotros excepto el de los muertos, que quedará allá a la espera de que los hombres de su marido lo recogan para darle sepultura a los muertos.
Durante el viaje, al estar más en contacto con la dama, apreciamos ciertos rasgos judíos en el rostro de doña luisa, ¿Que clase de matrimonio será este?

Unos días después alcanzamos el castillo de Castrojeriz donde la recibe su marido alabando su belleza aunque nos parece que su alegría no es muy real, sino más bien parece ser desilusión. Al permanecer en el castillo para reposar del viaje ataulfo usa sus bruscas dotes de don juan para disfrutar de la compañia de una de las siervas y de paso que le cuente lo que esta pasando. Entre esa información y la que obtenemos los demás por nuestra parte sacamos en claro varias cosas.

Primera, que como sanador debo inventir en tripas de cerdo para crear condones viendo como practican el viejo arte del forniqueo por aquí (no solo ataulfo, sino también manecho y estrella)

Segunda, se comenta que don iñigo obtuvo dineros de un judío que falleció sin que llegará a devolverselos. Y así como don iñigo ascendió en la corte y en sus riquezas cuando obtuvo esos dineros también fracaso y descendió de la misma forma cuando dicho judío murió. Algo misterioso que podría esconder artes oscuras, y eso es algo que queremos averiguar….

continuará.

¿Queréis más vino?

[Actual Play] Aquelarre: Borrachera en Burgos

Nuestro viaje nos lleva hasta la fría ciudad de Burgos, donde quiera la suerte del destino que lleguemos antes de que el frío estival nos alcance.

Quería poner una foto de la ciudad pero no me decidía.
Queso de Burgos

Al llegar a la ciudad don carlos se encuentra en mal estado, unos arenques que comió con gusto le han provocado una indigestión que le ha provocado una enorme diarrea y otras mierdas. Así que nos deshacemos de él dejando a cargo de unos frailes y con la promesa de no meternos en problemas mientras él este enfermo.

Nuestro primer destino es un bar para beber vino y descansar del camino. Allí conocemos a un joven goliardo llamado Ramiro quien afirma estar enamorado de  una señora que nadie más que él ha visto. Estando nosotros ya algo borrachos,  y con bastante curiosidad por la afirmación de nuestro nuevo amigo,  accedemos a acompañarlo al barrio judío para que pueda subir al balcón de su dama a cantarle canciones de amor y obtener una prenda suya para que sus amigos sepan que no es invención suya. ¿Que podía salir mal?

Esas cervezas habían caído en ese momento de la partida.

En eso que llegamos al barrio de los judios y nos dirigimos hacía una de las casas. El goliardo ramon nos pide ayuda, necesita que hagamos ruido para que pueda colarse en la vivienda. Así que manecho y ataulfo inicían una ruidosa pelea de mentira a base de puñetazos que no son de mentira. Los gritos de los vecinos no tardan en llegar y ante nuestra insolencia… bueno, en este momento el judío ya había huido mientras estrella seguía al goliardo y yo hice lo mismo viendo la que se estaba liando, y el moro se reía en una esquina observando la pelea. Así que uno de los vecinos envía a seis de sus siervos armados con garrotes con la intención de echarnos.

A todo esto que la casa de la dama pertenece a un tal Ben Al-Leazar que tiene fama de brujo. El caso es que todos acabamos entrando en la casa ya sea por un motivo u otro. Esto es un resumen de a lo que se enfrento cada uno de nosotros allí dentro.

  • Estrella (paco cuando estamos con estraños) sigue al goliardo dentro de la casa pero se encuentra con su hermano, pero no ataulfo, que iba a venderla. Allí discuten mientras intenta huír de él, pero se encuentra fatigada y cansada por lo que no puede enfrentarse a él.
  • Ataulfo se encuentra dentro de un extraño carruaje donde se oyen gritos y voces de la parte trasera, como si el carruaje fuera más grande, pero las vistas desde las cortinas son de un azul exquisito como si fuera agua… pero en realidad es el cielo. Su viaje termina de pronto cuando el pesado carruaje se estrella contra dos torres gemelas y arden en llamas.
  • Manecho se enfrenta a los siervos armados con garrotes cuando cae al suelo rodando y cuando se despierta descubre que los hombres se han convertido en vacas. Unas enormes vacas que no quieren tenerlo en su casa y pelean contra él con fiereza. Como si fuera un nivel secreto descubierto por error, debe luchar por su vida.
  • Ibrahim (el moro) se encuentra con un demonio que intenta tentarle ofreciéndole todo aquello que le esta prohibido por su religión como el vino y el jamón.
  • Sancho entra por la cocina de la vivienda donde unos vapores muy densos lo atrapan. Después de eso se convierte en un gato, uno arisco y violento que persigue a unas criaturas azules que se mueven a su alrededor mientras un brujo medio calvo le insta a que atrape a esos duendecillos.

Tras dormir la mona y reagruparnos al día siguiente descubrimos dos cosas: que ramon fue hallado muerto y que estrella y manecho se despertaron en la misma cama. El dueño de la casa no desea denunciarnos pero nos invita a que no volvamos por allá, y con la recuperación de don carlos es un buen momento para abandonar la misteriosa ciudad de burgos (y su queso, aunque la morcilla también estaba muy buena).

[Actual Play] Aquelarre: El rescate

Esta actualización llega con mucho retraso pero es que hace tiempo que no me paro delante del pc con esa complicada combinación de “Tiempo y Ganas” para ponerme a escribir. Tras nuestras anteriores aventuras haciendo el camino de santiago, nos hayamos cruzando las tierras norteñas en dirección hacía burgos en ese entretiempo que transcurre tras el final del verano y el principio del otoño, con la intención de cruzar esas frías tierras cuando antes pero aún sufriendo las inclemencias del clima cálido. Esa tarde, el sol pegaba de espanto y el grupo estaba sediento y cubierto de sudores. En eso que abandonamos una población llamada “Puerta de la Reina“, y allí hayamos una taberna llamada “El Charlingoa“, nombre que se le da a un perro de caza pero también a una criatura mestiza entre ser humano y diablo. Pero nuestra boca sedienta y el calor acumulado nos invitan a entrar, hayamos un lugar discreto y modesto regentado por un amable parroquiano que se alegra al vernos, pero más aún al ver nuestro dinero.

No os confiéis, su aspecto era tan aterrador que no me he atrevido a mostrarla.
Era aún peor.

Así que mientras corre el vino para apaciguar nuestra sed aprovechamos para comer un delicioso estofado. Una vez más calmados, y disfrutando tranquilamente de la sobremesa, una mujer que estaba sentada en una mesa alza la voz pidiendo socorro ya que ha sido secuestrada por los caballeros que la acompañan. Nuestro deber como buenos ciudadanos, y tal vez algo envalentonados por el consumo de alcohol, es socorrer a la dama. La pelea es breve, y bastante fácil a nuestro favor, ya que nuestra fuerza y mayor número consigue rápidamente la ventaja que provoca su rendición. Y damos gracias por la celeridad porque la mujer del posadero, la cual nos daba miedo mirarla, se dirigía hacía nosotros con un rodillo en mano que dejaba en ridiculo al clásico mandoble que usaría un guerrero bárbaro como conan.

La historia que acompaña a la dama parece sacada de un relato de caballería pues doña Ana de Fonsalva, que  así se llama ella, es hija del señor local llamado Don Pedro de Fonsalva, y esta confinada en una torre por orden de su padre. Su delito fue enamorarse de un goliardo (el equivalente a un tuno de la época) llamado Erramun (Er Ramon para el resto de jugadores en lo que duro la partida). Ella debe acudir al monasterio de Irache para encontrarse con su enamorado con la intención de casarse pero su padre con el resto de sus caballeros se diriguen a esta posada a recogerla, pues la muchacha había escapado anteriormente. Rápidamente nos ponemos en marcha azuzando a los caballos y vigilando nuestra retaguardia. La senda nos deja en un destartalado puente donde unos zarrapastrosos nos piden limosna. Mi personaje, sancho el sanador, se ofrece a darle la moneda al hombre a cambio de que cruce el puente. El mendigo avanza unos pasos, el máster tira los dados y se echa a reir, el puente se viene abajo junto con él pobre hombre. Con la ayuda de los mendigos logramos pasar varias cuerdas por el resto del puente y cruzar todos. Por desgracia el agua fría, y una inmersión no deseada, provoca una pulmonía en mi personaje. Si, ironicamente resulta que yo soy el curandero del grupo. En esto que avanzamos por el camino rápidamente, tenemos una ventaja importante para poder llegar hasta el monasterior de irache pero hayamos una pequeña caravana de mercaderes y buhoneros por delante, que avanzan cargando con una retahila de mulas. Nuestro gran comerciante obtiene una tela veneciana y su silencio sobre nuestra presencia por “sólo” unos 300 maravedís. Todo eso mientras sancho no deja de toser y pedirle al grupo que avancen con celeridad en lugar de parar a mirar las tiendas como si fueran mujeres en rebajas. Cuando pensamos que nada más se cruzaría en nuestro camino nos hayamos con unos caballeros que custodían la zona, obviamente siervos de don Pedro de Fonsalva. Nuestra elocuencia pone a prueba nuestra paciencia, el judió no atina con las palabras y cuando los caballeros están ya pensando en registrar el carro, pesé a mis toses y una excesiva flema sangrienta, entonces el judío tiene la gran idea. – ¡Buscamos putas pero no me atrevía a preguntarselo a ustedes por ser gente distinguida! Los soldados se rien y se relajan, nos escoltan parte del camino y nos aconsejas sobre por quien preguntar en el prostibulo, así como afirmar que vamos de parte de uno de ellos para que nos traten bien ya que la presencia del moro y el judío pueden no ser del agrado de la gerencia del local. Y cuando nos hayamos cerca del monasterio de irache es cuando aparece don Pedro de Fonsalva. Con sus caballeros avanzan en formación de V, con él en el centro y sus hombres por los flancos (tres a cada lado). Don carlos de mayoral, nuestro mecenas y líder del grupo mete a doña ana en un caballo y la insta a que avance todo lo que pueda en dirección al monasterio mientras nosotros frenaremos su avance. Con el carro en el centro del camino y nosotros puestos a su alrededor con más intención que otra cosa pues esos hombre visten armaduras, cabalgan buenos caballos y portan áceros afilados. Y entonces ocurre una de esas cosas que se convierten en grandes anecdotas, y que solo pasan muy de vez en cuando en cuando. El gran hugo, el enorme perro de don carlos, avanza hacía el caballo de don pedro y lo hostiga con sus ladridos y mordiscos. Don pedro intenta dirigir al caballo pero este se encabrita poniéndose sobre dos patas y lanza su jinete al suelo. Entonces nuestro joven paco (que en realidad se llama estrella pero viste como un hombre) se abalanza sobre él y le pone su cuchillo al cuello haciéndole ver cuan práctico sería en este momento una rendición.

Vanessa Milano & Lindsay Lohan
Demasiado sexy

Los soldados se frenan al ver a su jefe en peligro, pero don pedro esta rabioso. Sin embargo accede a finalizar este desagrado entre nosotros con un juicio por combate. Nuestro campeón contra él mismo, así que el moro ibrahim que se había auto-impuesto como el protector de doña ana (todos sabemos que lo hizo para llevarsela al huerto)  se ofrece voluntario para el combate. Y mientras nosotros, los jugadores, decimos aquello de: – “Dos hombres entran, uno sale“. El combate tiene lugar y vence nuestro campeón, menos mal. Pero fue un gran momento para descubrir como se usa la suerte en aquelarre xD Tras vencer obtenemos la promesa de don pedro de volver a su castillo mientras nosotros nos dirigimos al monasterio de irache, pero doña ana no se encuentra aquí. Allí, nuestro querido manecho que es gallego de nacimiento se encuentra con uno de los frailes que también es gallego. Así que mientras ellos hablan en su gallego natal, usando el castellano con un forzado acento que solo provoca que los demás nos caígamos al suelo de risa, el fraile nos cuenta la verdadera historia de lo ocurrido. Er Ramon enamoro a la doncella pero su amor no fue aturoizado por el padre así que para disuadir al goliardo se le dió una paliza brutal y lo dieron por muerto. Ella se volvió loca buscándolo mientras él huyo del lugar, así que el padre la encerro en un convento aunque ella siguió escapandosé. Dos días después hayamos el cuerpo fallecido de doña ana, al parecer cayo desde bastante altura en una zona montañosa.

[Actual Play] Aquelarre, el arabe loco y la emboscada

Esta actualización se corresponde a la dos últimas sesiones de juego en nuestra campaña en mesa de Aquelarre, mientras virtualmente seguimos de camino a santiago aunque en la vida real apenas hayamos avanzado nada porque hemos estado más tiempo planeando la emboscada que jugando.

En fin, que tras el primer resumen de lo ocurrido los personajes se encontraban en el valle de Ibarrela donde una compañía de mesnaderos (mercenarios) estaban saqueando el lugar ya que la señora local no podía hacerles frente. Pero no nos adelantemos todavía… el caso es que tras lograr que los campesinos no nos linchen allí mismos descubrimos que uno de los pocos soldados de la señora que gobierna las tierras se trataba de un compañero de armas de nuestro mecenas. Don Álvaro de Salazar, que había perdido un brazo en la guerra, logró calmar los ánimos y gracias a mis dotes como sanador y algo de buena voluntad pudimos evitar el enfrentamiento que unos minutos antes parecía inevitable.

En estas que hayamos a un moro encerrado en una jaula, siendo este personaje nuestra última incorporación en el grupo como jugador (Pope), mientras su bello caballo era maltratado cruelmente por un vulgar campesino que no sabía distinguir entre un caballo de carga y un bello ejemplar no entrenado en esos menesteres.
Nuestra acción logro no solo liberarlo sino recuperar parte de sus bienes, que le habían sido sustraídos por un pequeño grupo de campesinos que lo habían reducido. Por desgracia para nuestro nuevo compañero en el camino se habían extraviado sus valiosos maravedís que habían volado en una apuesta que no teníamos tiempo de investigar.
Este nuevo compañero resulta ser de lo más peculiar, ya no solo por la diferencia de cultura sino por el motivo de su viaje hasta tierras tan lejanas. Algo que aún no ha compartido con nosotros pero al menos nos ha demostrado que es una persona de honor, algo que es complicado encontrar en estos oscuros tiempos.

Si el máster te introduce encerrado en una celda es que no le caes bien. Lo sabe todo el mundo.

Esa misma noche la señora local, doña beatriz de Ibarrela nos invita a cenar en su propia vivienda. La cual había visto mejores días, pero había que reconocer el esfuerzo por tratarnos de una forma digna en una época de penas y escasos recursos. La pobre señora estaba necesitada de ayuda, y sobretodo de unos brazos fuertes como los nuestros, así que accedimos a ayudarla.
Una exploración del terreno nos permite descubrir un lugar idóneo para una emboscada. Se trata de un vado del río que los mesnaderos deben cruzar para acudir a este valle. Un lugar estrecho, embarrado y oscuro donde planear nuestro ataque por sorpresa.

Nuestras fuerzas están compuestas por un grueso de campesinos desorganizados y asustados, unos cinco soldados más la enérgica beatriz (que acude al combate con la armadura y la maza de su difunto marido, y pese a todo consigue moverse con soltura pese al peso que lleva puesto), unos pocos cazadores furtivos que se defienden con arcos y ballesta, y nosotros como el grueso de nuestro pequeño ejercito, y los mejor preparados.
El plan consiste en tener preparados unos troncos en el cauce del río para dejarlos caer cuando vayan a cruzar los mesnaderos. En ese momento de indecisión y sorpresa no solo les atacaremos con los árboles, sino también con flechas, piedras y una zanja preparada a la salida del cauce del río por si ellos deciden cargar. No es un gran plan, carecemos de efectivos y armas para enfrentarnos a una fuerza superior pero al menos contamos con la ventaja de la sorpresa, y que tras muchos ataques nunca antes se habían encontrado con resistencia.

El combate empieza bien para nosotros, el ataque inicial no es muy acertado pero su reacción inicial es cerrar filas y defenderse. Esos nos permite volver a atacarles, y nuestro certero compañero ballestero logra acabar con él que parece ser su líder. Es entonces, cuando los mesnaderos observan la carga de los campesinos (numerosos pero mal equipados) aunque la protección de la oscuridad de la noche consigue su efecto y los asusta. Cuando intentan huir se encuentran con la avanzadilla que habíamos dejado delante del vado que les impide marcharse.
Tan solo cometimos un error, no revisar mejor la zona pues un grupo de arqueros nos ataca desde la distancia protegiendo a sus compañeros.

Pese a todo la victoria es nuestra, numerosos mesnaderos acaban muertos o heridos mientras que solo unos pocos de nuestro bando caen en la batalla. En el último suspiro del combate aparece un caballero al galope que ataca a doña beatriz, y habría muerto de no ser por el enorme sacrificio que don Álvaro de Salazar realiza al situarse entre su señora y el ataque del caballero, falleciendo en el acto. Aunque nuestros arqueros y ballesteros atacan al caballero, este no cae, y cuando acaba el combate podemos ver que don Álvaro muestra una herida de flecha y no de espada. ¿Que clase de brujería ha tenido lugar aquí?

Con la victoria en nuestro poder le enviamos un mensaje al malvado abad del monasterio de Leire, un intento de frenar sus intenciones de aumentar su poder adquiriendo las tierras del valle de Ibarrela, en forma de cabezas decapitadas de sus mesnaderos.
Y al recuperar parte del botín saqueado este vuelve a manos de los campesinos, lo que les permitirá aliviar su sufrimiento.

Nuestro camino hacía santiago aún es largo, y tendremos muchas aventuras aún por librar pero al menos lo haremos con la frente alta y el espirítu limpio al saber que en este valle las cosas les irán mucho mejor ahora.

[Actual Play] Aquelarre

Esta semana hemos empezado una nueva campaña de rol en uno de mis grupos de mesa (como mola fardar de que tienes más de un grupo de juego) dando por finalizada la campaña del judío errante que he dirigido yo.


En esta ocasión vamos a jugar a Aquelarre, un juego de rol muy antiguo que esta viviendo una nueva juventud de mano de la editorial NoSoloRol. Ya hace unos años que esta entre nosotros pero aún no había tenido la oportunidad de probar esta nueva edición así que a lo largo de las próximas semanas podré experimentar los cambios que ha tenido el juego desde que jugase con la primera edición de Joc Internacional y esa edición de la caja de pandora.
Francamente, de ese juego solo recuerdo el combo de dos acciones en combate que eran “Pego – Pego” y las buenas sesiones de juego que tuve con mi colega José Luis como director, con mi primer personaje “Curro Clavijo” y años después con “don Lázaro de la estrella”.

Como fan de Ars Magica tengo conocimientos sobre el medievo y los estratos sociales de la época. Los que trabajan, los que pelean, los que gobiernan…  y la situación es muy similar en España con la guerra entre cristianos y árabes. Seguir leyendo “[Actual Play] Aquelarre”